Esta nueva cumbre tomo cuerpo en 2008. En ese año, el 4 de noviembre, el Grupo de los 77 –un conjunto de países en desarrollo, creado en 1964 con el objetivo de apoyarse mutuamente y que hoy asciende a 130 países– y China presentaron una moción ante la Asamblea General de Naciones Unidas, haciendo un llamamiento a la realización de esa Conferencia.

Posteriormente, representantes de gobiernos, grupos de interés y las Naciones Unidas, reunidos en San Sebastián los días 13 y 14 de noviembre de ese mismo año, propusieron 2012 como la fecha clave, al cumplirse ese año una década de la anterior, dos décadas de la penúltima y cuatro décadas de la primera cumbre de esta naturaleza.

En un documento presentado en mayo del año pasado, el Gobierno de Brasil reiteró su compromiso de celebrar una Conferencia sobre el Desarrollo Sostenible en 2012 en Río de Janeiro, y agradeció el apoyo recibido de los países y grupos, especialmente el Grupo de los 77 y China para que sea el anfitrión de esta jornada.

En la misma declaración expone que entre los resultados esperados de esta nueva Cumbre de la Tierra están “una declaración de política general que indique las nuevas áreas de convergencia y consolidación del consenso internacional sobre el paradigma de la ‘economía verde’ y reafirmar la Agenda 21, la Declaración de Río y el Plan de Aplicación de Johannesburgo, así como determinar las carencias y proponer acciones para superarlas”.

Además, se aspira a la elaboración de un plan de acción para el logro de los objetivos establecidos por la Conferencia.


Cumbre de Río, 20 años antes

Un encuentro similar se desarrolló del 3 al 14 de junio de 1992 en la ciudad brasileña de Río de Janeiro, conocido como Cumbre para la Tierra 1992, con la participación de más de 170 países, entre ellos 108 jefes de Estado y de Gobierno, quienes acordaron adoptar un enfoque que asegure el desarrollo económico y social al tiempo que se proteja el medio ambiente.

Los documentos aprobados entonces fueron la Declaración de Río sobre Medio Ambiente y Desarrollo, en la que se definen los derechos y deberes de los Estados; la Declaración de principios sobre los bosques y las Convenciones sobre la diversidad biológica, la desertificación y el cambio climático, ésta última dio paso al Protocolo de Kioto.

También se acordó el Programa 21, en el que “los gobiernos expusieron un plan detallado de acción que podría servir para que el mundo abandonara su actual modelo de crecimiento económico insostenible para dedicarse a actividades que protegieran y renovaran los recursos ambientales de los que dependían el crecimiento y el desarrollo”, expone el Centro de Información de las Naciones Unidas para México, Cuba y República Dominicana.

Transcurridos cinco años de la cita, en 1997, la Asamblea General de la ONU celebró un período extraordinario de sesiones dedicado a la ejecución del Programa 21, que se llamó Cumbre para la Tierra + 5. En la jornada se reafirmó la urgencia de su aplicación.

Conferencia de Johannesburgo

Durante la Cumbre Mundial sobre el Desarrollo Sostenible celebrada en Johannesburgo, Sudáfrica, del 26 de agosto al 4 de septiembre de 2002, se revisaron los progresos conseguidos desde la Cumbre para la Tierra de 1992.

En la declaración resultante se afirmó la importancia fundamental del desarrollo sostenible y se preparó el terreno para abordar sus problemas más urgentes.

Además se contrajeron compromisos sobre objetivos con plazos fijos, incluidas nuevas metas relacionadas con el saneamiento, utilización y producción de sustancias químicas, mantenimiento y restauración de las poblaciones de peces y reducción del ritmo de desaparición de la diversidad biológica.

La declaración en apoyo a la Cumbre para la Tierra suscrita por China y el G-77 plantea que “en 2012, la comunidad internacional llegará a los veinte años de la Cumbre de la Tierra, celebrada en 1992, y al décimo aniversario de la Cumbre Mundial celebrada en Johannesburgo en 2002. También habrán transcurrido 40 años desde la Conferencia de Estocolmo de 1972. Este tiempo será oportuno para que la comunidad internacional revise y evalúe a fondo los progresos realizados desde estas dos cumbres trascendentales. En este contexto, el Grupo de los 77 y China acogen con beneplácito el ofrecimiento del Gobierno de Brasil de acoger una cumbre en 2012.

Para más información sobre este encuentro se puede consultar la web
http://www.earthsummit2012.org/

Síguenos en las redes sociales:

Twitter y
Facebook