"Una carretera ilegal permite a cazadores furtivos y turistas adentrarse en el corazón de la tierra de los jarawa.

El hombre, de nombre Alomole, sufrió heridas graves en el cuello durante el ataque. Consiguió dar la voz de alarma y fue trasladado al hospital rápidamente. Ha sido operado y se recupera favorablemente. Hay unos 365 indígenas jarawa, una tribu que sólo ha tenido contacto amistoso con foráneos desde 1998. Se cree que los atacantes son tres cazadores furtivos de un asentamiento cercano.

Los furtivos entran rutinariamente en la Reserva Jarawa para robar los animales de los que estos últimos dependen para sobrevivir. Normalmente lo hacen a través de la carretera ilegal que atraviesa el territorio de la tribu. Los jarawa han informado de que la caza del jabalí se ha complicado en los últimos años por la proliferación de la caza furtiva. Los furtivos son peligrosos para los indígenas: llevan violencia, abusos sexuales y enfermedades, así como la adicción al alcohol y al tabaco, que podrían acarrear una destructiva dependencia del mundo exterior.

Sin los animales de los que dependen para obtener alimento, los jarawa no pueden mantener su modo de vida independiente. Un hombre jarawa y un furtivo murieron en un enfrentamiento en la Reserva Jarawa en 2008. Survival International está apremiando al Gobierno indio para que cierre la carretera y mantenga a los foráneos fuera del bosque de los jarawa. Al igual que los turistas, los furtivos podrían introducir enfermedades frente a las cuales los indígenas no tienen ninguna inmunidad.

La investigadora de Survival Sophie Grig entrevistó a Alomole en 2008, después de que saliera voluntariamente de la reserva junto a un grupo para protestar ante las autoridades por la presencia de furtivos. Grig declaró hoy: “Los jarawa están extremadamente enfadados por cómo los furtivos están invadiendo sus tierras y robando su comida. Estas personas sin escrúpulos están poniendo las vidas de los jarawa en peligro. Esperemos que este ataque sea una llamada de atención a las autoridades para que inmediatamente tomen medidas que pongan fin a la invasión del territorio de los jarawa y el robo de sus alimentos”.

Survival.es

El hombre, de nombre Alomole, sufrió heridas graves en el cuello durante el ataque. Consiguió dar la voz de alarma y fue trasladado al hospital rápidamente. Ha sido operado y se recupera favorablemente. Hay unos 365 indígenas jarawa, una tribu que sólo ha tenido contacto amistoso con foráneos desde 1998. Se cree que los atacantes son tres cazadores furtivos de un asentamiento cercano. Los furtivos entran rutinariamente en la Reserva Jarawa para robar los animales de los que estos últimos dependen para sobrevivir. Normalmente lo hacen a través de la carretera ilegal que atraviesa el territorio de la tribu. Los jarawa han informado de que la caza del jabalí se ha complicado en los últimos años por la proliferación de la caza furtiva. Los furtivos son peligrosos para los indígenas: llevan violencia, abusos sexuales y enfermedades, así como la adicción al alcohol y al tabaco, que podrían acarrear una destructiva dependencia del mundo exterior. Sin los animales de los que dependen para obtener alimento, los jarawa no pueden mantener su modo de vida independiente. Un hombre jarawa y un furtivo murieron en un enfrentamiento en la Reserva Jarawa en 2008. Survival International está apremiando al Gobierno indio para que cierre la carretera y mantenga a los foráneos fuera del bosque de los jarawa. Al igual que los turistas, los furtivos podrían introducir enfermedades frente a las cuales los indígenas no tienen ninguna inmunidad. La investigadora de Survival Sophie Grig entrevistó a Alomole en 2008, después de que saliera voluntariamente de la reserva junto a un grupo para protestar ante las autoridades por la presencia de furtivos. Grig declaró hoy: “Los jarawa están extremadamente enfadados por cómo los furtivos están invadiendo sus tierras y robando su comida. Estas personas sin escrúpulos están poniendo las vidas de los jarawa en peligro. Esperemos que este ataque sea una llamada de atención a las autoridades para que inmediatamente tomen medidas que pongan fin a la invasión del territorio de los jarawa y el robo de sus alimentos”.

Survival.es