Se dice que Estados Unidos esta viviendo una “esquizofrenia migratoria aguda”. Todos los días vivimos claros ejemplos de lo que parece un miedo crónico al inmigrante. Por ejemplo, estos días se ha estado hablando largo y tendido sobre un polémico “juego” dirigido por un grupo de jóvenes republicanos. “Encuentra el inmigrante ilegal” es su nombre y consiste en que varios estudiantes identificados como “agentes de inmigración” han de detener a otro joven, que lleva una etiqueta de “indocumentado”. El ganador se llevaría un vale de 100 dólares que podría canjear en un comercio aledaño.

Dicho juego fue convocado por el “New York University College Republican”, cuya presidenta, Sarah Chambers, negó las acusaciones de racismo y explicó que el objetivo era llamar la atención sobre la inmigración ilegal. De acuerdo con la joven Chambers, militante republicana y estudiante de Ciencias Políticas, “los indocumentados no respetan las leyes del país, el crimen está aumentando, se reducen los recursos de servicios sociales y es un asunto de seguridad”.

Lo que ya se conoce como la “crisis migratoria Americana”, se ve acentuada además, por la tristemente famosa construcción del muro de 700 millas (1,126 Km.), en la frontera de Estados Unidos con México, para evitar la entrada de indocumentados.

“Los indocumentados no respetan las leyes del país, el crimen está aumentando, se reducen los recursos de servicios sociales y es un asunto de seguridad”

Pero una vez mas, la dualidad Americana hace que, al mismo tiempo que inicia la construcción de dicho muro, el Congreso discute varias propuestas para legalizar a los 12 millones de inmigrantes que ya están aquí. Así pues, ¿los inmigrantes son bienvenidos o rechazados?
foto

Estas medidas que el Nuevo Congreso, controlado por el Partido Demócrata, va a hacer llegar al presidente Bush, podrían ser la reforma migratoria que tanto urge en este país. Además, parece que si que se va a atrever a firmar. De hecho, este parece ser el único tema en que realmente coinciden los demócratas y Bush, pues en todo lo demás, desde la guerra en Irak hasta el Cambio climatico, no se entienden.

Este año 2007, es el de la oportunidad migratoria. No hay elecciones y además, Bush ya no tiene que preocuparse por la reelección. En 2004 los republicanos obtuvieron el 44 por ciento del voto hispano. Pero en las elecciones para el Congreso de 2006 solo obtuvieron el 29 por ciento del voto latino, debido a la amplia percepción de que eran antiemigrantes. Casi todos los votantes hispanos fueron inmigrantes o conocen a inmigrantes. Por eso quieren un cambio. Y no es exagerado decir que, en una elección muy cerrada, los hispanos podrían escoger al próximo presidente norteamericano.

De igual manera, si los electores hispanos no ven que el Partido Demócrata hace un verdadero esfuerzo por reformar las leyes migratorias, les van a pasar factura en las elecciones del próximo año. De ahí que demócratas y republicanos estén aprendiendo a decir “hola, amigo”, acuden a clases de español y escuchan a Shakira.

No es exagerado decir que, en una elección muy cerrada, los hispanos podrían escoger al próximo presidente norteamericano

La política migratoria de Estados Unidos parece, como digo, rara, incoherente e incomprensible. Pero la historia nos demuestra que los extranjeros aquí, somos casi siempre bienvenidos. Personalmente a mí este país me está tratando muy bien y por eso creo que hay que tener esperanzas de que, a la larga, Estados Unidos haga lo correcto y legalice a los que tanto han hecho por su prosperidad económica y su diversidad

cultural.{salto de pagina}
foto

En cuanto a la política exterior de Estados Unidos, que este mes ha tenido mas trabajo que nunca, también encontramos dobles caras e incongruencias varias. Primero, como ya he repetido hasta la saciedad, es curioso que en un país que lanza sus tentáculos al resto del mundo, los medios de comunicación internos, se vuelven cada vez mas y mas locales. Nadie en Nueva York sabe lo que esta pasando en Irán, Irak, Venezuela, etc. Y las portadas de todos los medios están ocupadas por la rebeldía de Britney Spears o el culebrón de Anna Nicole Smith.

Es curioso que, en un momento en el que los senadores demócratas preparan un proyecto de ley, que limitará la misión de las fuerzas estadounidenses en Irak, el país Iraní se encuentra en el Nuevo centro de la Diana agresiva Americana. Este nuevo proyecto de ley, revocaría la amplia autoridad que otorgó el Congreso en 2002 a las tropas en Irak, y podría incluir la limitación de la acción de las fuerzas estadounidenses a la persecución de Al Qaeda.

Esperemos que Estados Unidos comience a desmontar esa doble cara y a ser sincero consigo mismo

En cuanto a Irán, el vicepresidente Cheney, ha renovado durante una gira diplomática por Asia, las advertencias de Estados Unidos contra las ambiciones nucleares del régimen integrista Iraní. Según el número dos de la Administración Bush, “todas las opciones” permanecen sobre la mesa si Teherán continua ignorando las presiones internacionales, para que detenga su programa de enriquecimiento de uranio. Ya está confirmado que, en el mes de marzo, representantes del Gobierno de Estados Unidos se reunirán con sus aliados europeos en Londres, para decidir el endurecimiento de sanciones económicas contra el país persa. Estados Unidos insiste en que quiere una solución diplomática al conflicto, pero no ha descartado una acción militar si fracasa esta vía.

Pero todos estos problemas exteriores no terminan aquí, pues en medio de toda esta marejada, el presidente Venezolano, Hugo Chávez, vuelve a la carga con unas polémicas declaraciones en las que dice que el gobierno norteamericano lo quiere matar. Chávez utilizó su programa de radio “Aló Presidente”, para afirmar que “Estados Unidos sigue manejando el tema del magnicidio. Tengo fe en que seguiremos neutralizando esos intentos por parte del gobierno norteamericano”.

Así pues, esperemos que Estados Unidos comience a desmontar esa doble cara y a ser sincero consigo mismo. La verdad es que se lo debe a sus ciudadanos que, aunque un poco excéntricos a veces, por lo general son buena gente. Y ojala deje de lado la creación de problemas en el resto del mundo y se dedique mas a fondo, a reparar los temas de desigualdad, racismo, integracion social, etc., que persisten dentro de sus fronteras.