Bordeada por el Océano Pacífico y la Bahía de San Francisco, la ciudad ha sido favorecida por un clima mediterráneo que la convierte en un destino ideal durante todo el año. Es conocida como la ciudad más europea de todas las ciudades de América.

Hoy en día, la ciudad de San Francisco es uno de los destinos turísticos más importante de EE.UU., elegido tanto por extranjeros como por los propios estadounidenses para pasar unos días de descanso.

FUNDACIÓN Y ETAPA COLONIAL.

Los primeros restos arqueológicos que evidencian la población de la zona datan, aproximadamente, del año 3000 a. C. Gente del grupo lingüístico Ohlone ocupó el norte de California desde, por lo menos, el siglo VI.(2) Pese a que su territorio fue ocupado por los españoles desde comienzos del siglo XVI, no va a ser hasta el año 1769 cuando, como parte de un intento por colonizar la Alta California, un grupo de exploración encabezado por Gaspar de Portolá se enteró de la existencia de la bahía de San Francisco.

Siete años más tarde, en 1776, una expedición liderada por Juan Bautista de Anza eligió el lugar donde José Joaquín Moraga pronto fundaría el Presidio Real de San Francisco. A finales de ese año, el misionero franciscano Fray Junípero Serra fundó allí la Misión de San Francisco de Asís (conocida en la actualidad como”Misión Dolores”) en donde se instalaron los misioneros provenientes del Convento de la Santa Cruz de Santiago de Querétaro, México. La tribu Yelamu de los ohlone, que poseía algunos poblados en la zona, se unió a los españoles para vivir y trabajar en la misión y sus miembros fueron convertidos al Catolicismo.(3)

La Misión de San Francisco de Asís fue fundada el 9 de octubre de 1776 por el franciscano español Fray Junípero Serra y está considerado como el edificio más antiguo de San Francisco. De las 21 Misiones existentes en toda California ésta es la más importante de todas y la mejor conservada.

La pequeña capilla (114 pies de largo por 22 de ancho) fue dedicada el 2 de agosto de 1791. Ha sobrevivido a terremotos, incendios y otras calamidades. Fue restaurada en 1917 y recibió una completa restauración y reconversión en 1990 y 1994. El techo tiene un diseño distintivo galón pintado con pigmentos naturales.

El altar barroco ricamente dorado y el retablo en el santuario de la iglesia son impresionantes. El arte es uno de los más sofisticados en la cadena de la misión. Las tres campanas originales cuelgan tiras de cuero crudo por encima de la puerta de entrada, en un nicho estrecho. Ellos están dedicados a San Francisco, San José y San Martín. Las campanas están todavía en uso.

Los indios que se unieron a esta Misión de Asís fueron los Ohione junto con otros grupos como los miembros de la Bahía Miwok y las tribus Patwin

En 1783, después de más de una década en el servicio, la misión tenía sólo 215 neófitos. Durante sus años de apogeo, a partir de 1801-1821 la población oscilaba entre 1000-1200, descendiendo sensiblemente en 1832 a 204. La misión estuvo plagada de enfermedades, y muchos de los indios desertaron.

Las actividades económicas predominantes eran las agrícolas y ganaderas. Durante los años 1782-1832 La Misión Dolores había cosechado 87.000 toneladas de grano (trigo, cebada y maíz), además de producir, en sus huertos, una importante cantidad de frijoles y guisantes.

No obstante la mayor actividad económica era la ganadería. San Francisco de Asís pasó de tener su rebaño de ganado de 826 cabezas a más de 20.000 animales en los años de apogeo 1803-1814. En 1832, justo antes de la secularización en 1834, la población del hato fue de 9518 cabezas.(4)

Misión de San Francisco de Borja y dibujo de su fachada principal (1762-1823)

Otra Misión importante es la de San Francisco de Borja localizada a 102 km. al noroeste de la Misión Santa Gertrudis, cerca del ojo de agua de Adac, fue descubierto por el Padre George Retz en 1758, y el 27 de agosto de 1759, el mismo Padre comenzó la construcción de canales de riego de piedra y una capilla de adobe. Dotada por Doña María de Borja, Duquesa de Béjar y Gandía, la Misión fue fundada el 1 de septiembre de 1762 por el Padre Wenceslaus Link.

El cultivo de trigo, maíz, cebada, garbanzo y uvas fue introducido, obteniéndose provisiones adicionales por mar, vía la Bahía de Los Ángeles, 35 km. al noroeste, descubierta por el Padre Fernando Consag en 1746. Se construyeron de adobe numerosos edificios y un hospital, así como una iglesia que fue erigida en 1769. En 1801 una iglesia mayor fue construida de cantera rosa.

Aunque abandonada permanentemente en 1818, debido a la falta de población, existen extensas ruinas de adobe de los edificios de La Misión y la Iglesia de Cantera está en buen estado de preservación. Hay dos estanques de piedra y algunos canales de riego construidos del mismo material, así como una pila de bautismo del siglo XVII; existían dos campanas fechadas en 1759, pero éstas desaparecieron en 1962.(5)

Se procuraba que cada misión fuera económicamente autosuficiente. En este sentido los franciscanos instruyeron a los indios en la agricultura y la ganadería, enseñándoles, también, los principales oficios. Por su parte, las mujeres aprendieron a cocinar,  tejer y coser. La jornada en la misión, dividida por el toque de las campanas, comenzaba después del alba con la misa, a continuación se desayunaba y cada cual acudía a su trabajo, los hombres en los campos y las mujeres con las tareas domésticas. A mediodía, luego del rezo del ángelus, se comía y tras un descanso se volvía al trabajo. A media tarde comenzaba el tiempo para la oración y la instrucción religiosa, después de lo cual se cenaba. Los días de fiesta, que eran más de cuarenta al año, no se trabajaba. La enseñanza de la doctrina solía hacerse en español y lengua nativa. Según un documento de 1801, los indígenas recibían una manta cada año; los hombres, unas calzas cada seis meses y una camisa cada siete meses; las mujeres, camisa y falda cada siete meses. En 1820 había en la Alta California unos 20.500 neófitos (indios bautizados), 37 misioneros y una población hispana (blancos y mestizos) de 3.270. En las misiones más populosas llegaron a vivir hasta 2.000 neófitos.(6)

A finales del siglo XVIII, la Alta California estaba escasamente poblada ya que no superaba los 8.600 habitantes y su tasa media era de tan sólo el 0,23 la más baja de toda Nueva España.(7)

Tras la independencia de España en 1821, San Francisco pasó estar bajo el dominio de México, California se convirtió en una de las tres provincias interiores que tenía México al norte de Río Grande junto a Texas y Nuevo México, cuando este país obtuvo su independencia. El gobierno secular mexicano pronto acabó con el sistema de las misiones y muchos de los asentamientos fueron abandonados, manteniéndose poco cohesionada la sociedad de los californianos.

En 1834, José Figueroa, el gobernador de California (que formaba parte de México), anunció la “secularización de las misiones”. Prometió repartir la tierra: la mitad a los indígenas y la otra mitad a los que solicitaran tierras para trabajar. Sin embargo, la promesa jamás se materializó. En pocos años, casi todas las tierras de las misiones fueron entregadas a los amigos y socios del gobernador. Muchos indígenas destruyeron los edificios de las misiones en que los tuvieron sometidos.

Al sistema de misiones lo reemplazó un sistema de ranchos con tierras concedidas por el gobernador. En 1846 los gobernadores y sus lugartenientes terminaron la entrega de 26 millones de acres a 813 solicitantes. Los rancheros saquearon las misiones y pusieron a los indígenas a trabajar como siervos. Un rancho tenía 600 sirvientes indígenas. Un historiador comentó que los ranchos “eran el primo californiano de las plantaciones del Sur”.

La apertura de los mercados de China, tras la campaña inglesa de la Guerra del Opio, y de Japón, tras la expedición del comodoro Pearry, hizo muy atractiva California para los Estados Unidos, que ya se habían repartido el antiguo territorio de Oregón (actuales estados de Washington, Idaho y Oregón con Inglaterra (zona de la actual Columbia Británica).

El control mexicano sobre la Alta California o Nueva California (actual California estadounidense) acabó cuando un grupo de estadounidenses mandados por Richard Henry Dana y Sutter más el coronel Mariano Vallejo integrantes de la sociedad secreta del Black Bear declararon el 14 de junio de 1846 la independencia de la República de California. Casi inmediatamente los rebeldes permitieron la ocupación de éste por las fuerzas estadounidenses que estaban en guerra con México.

Tras la guerra entre ambos países, San Francisco pasó a pertenecer a EEUU en 1848. Su población experimentó un fuerte avance tras la fiebre del oro que se produjo durante la mitad del siglo XIX, convirtiéndose poco a poco en una gran ciudad.(8)

LA CIUDAD DE SAN FRANCISCO DESDE 1848 A 1906.

En 1848, un carpintero divisó en el fondo de un río el intenso resplandor de unas pepitas de oro. En pocos meses se desencadenó la fiebre del oro, con familias de medio mundo viajando atropelladamente hacia California. La población de San Francisco pasó de 400 habitantes a 30.000 en sólo un año debido a la fiebre del oro; la clase dominante espoleó y aprovechó esa invasión para llevar a cabo la “americanización” del nuevo territorio.(9)

Hasta 1847 se la conocía con el nombre de Yerba Buena (actual nombre del distrito financiero situado en el centro de la ciudad), fue a partir de ese año cuando recibió el nombre de San Francisco. Desde el punto de vista de su organización espacial, la ciudad de San Francisco tenía una forma de cuadrícula (como se puede apreciar en el plano de 1868) agrupándose en manzanas rectangulares o cuadradas limitadas por ángulos rectos.

A raíz del crecimiento de la ciudad, con la intención de proteger la bahía, el ejército creó, en la zona del Golden Gate, el Fort Point que ya históricamente era una zona fortificada desde que, en 1776, los españoles hicieran de él su centro militar para su expansión en la zona. Después pasó a manos mexicanas y, finalmente, propiedad de los Estados Unidos en 1847.(10) Además, se construyó un fuerte en la isla de Alcatraz. La isla de Alcatraz era conocida por su excelente posición estratégica, por lo que se inició la construcción de una fortaleza militar para prevenir la entrada de naves enemigas y proteger la ciudad.(11)

 

San Francisco en 1850

Otra de las consecuencias de este aumento de la población fue que, con los buscones de riqueza en la ciudad, la corrupción, la ludopatía y la delincuencia se adentraron en ella, especialmente en la zona de Barbary Coast. Pero también hubo consecuencias positivas causadas por este acontecimiento. Muchos empresarios trataron de aprovechar la riqueza generada por la fiebre del oro. Una de las actividades más beneficiadas fue indudablemente la banca tras la fundación de Wells Fargo en 1852 que, en un principio, transportaba oro entre las costas oeste y este de EE.UU. durante la fiebre del oro de California. En 1866 controlaba casi todo el negocio de las diligencias del Oeste hasta que en 1905, las operaciones bancarias fueron separadas de las operaciones de transporte.(12)

El desarrollo del puerto de San Francisco proporcionó a la ciudad un importante estatus como centro comercial. A su vez, y para abastecer las necesidades crecientes de la población, Levi Strauss y Domingo Ghirardelli abrieron sendos negocios en la ciudad. La mano de obra inmigrante (procedente de diversos países europeos y asiáticos) convirtió a la ciudad en un centro de cultura políglota, especialmente con la construcción del barrio de Chinatown por parte de los trabajadores chinos del ferrocarril Central Pacific, que también se dedicarán a numerosas actividades terciarias.

La llegada de mano de obra inmigrante y con ello la construcción del barrio de Chinatown, le dieron a la ciudad una atmósfera de interculturalidad que todavía hoy en día se respira. Las conocidas casas de estilo victoriano comenzaban a ser levantadas y la población de San Francisco peleaba por la construcción de parques públicos; es en esta época cuando nació el Golden Gate Park (parque que data de la década de los setenta). Las instalaciones militares del  Presidio pasaron a ser las más importantes en la costa oeste del país. A finales del siglo XIX la ciudad era conocida por las mansiones del barrio de Nob Hill, por sus hoteles, y ese encantador estilo que aún conserva.(13)

Desde el punto de vista de las vías de comunicación se mejora el denominado “Camino Real” vía de comunicación que unía las primeras misiones cristianas, fundadas al ritmo del viaje evangelizados de los franciscanos de fines del siglo XVIII. Olvidado durante años, el Camino Real resurgió de sus cenizas en el siglo XIX hasta devenir en una más que aceptable red viaria.(14)

Los tranvías han sido el medio transporte más utilizado por los ciudadanos de San Francisco desde fines del siglo XIX. El primer Ferrocarril por cable en San Francisco fue el Clay Street Hill Railroad, inaugurado en 1873. Años después, en 1892, llegaron los primeros tranvías de tracción eléctrica, lo que puso en peligro la continuidad de los originales tranvías de cable.(15)

Hay tres líneas: Powell-Hyde, Powell-Mason y la línea de California Street. Cada línea ofrece espectaculares vistas de las famosas colinas de la ciudad. Los tranvías de San Francisco son un símbolo histórico nacional.

La planificación moderna de San Francisco, iniciada a fines del s.XIX, brindó nuevas posibilidades a la producción, circulación y consumo de mercancías, no sólo en el interior de la ciudad sino también hacia el exterior a través de su zona portuaria. La planificación de San Francisco tenía un objetivo netamente empresarial, al buscar activar actividades y al generar los consecuentes procesos de especular con las ciudades, se consolidó como una disciplina renovadora cuyas ideas y acciones coadyuvaron a que las ciudades adquirieran nuevas condiciones con beneficios a las sociedades que hacían su vida en éstas, pese a que éstos hayan sido monopolizados por algunos sectores y, por lo tanto, disfrutados de manera desigual.(16)

SAN FRANCISCO EN LA ACTUALIDAD.

San Francisco en ruinas después del terremoto e incendio de 1906.

 

A comienzos del s. XX, se produce en San Francisco una enorme tragedia. En la mañana del 18 de abril de 1906, un terremoto de una magnitud de entre 7,9 y 8,6 grados (escala Richter) sacude la ciudad norteamericana de San Francisco. Los temblores principales empezaron a las 05:12 de la mañana a lo largo de la falla de San Andrés. Se dejaron sentir sobre la costa del Pacífico, desde Oregón hasta Los Ángeles, y hacia el interior, incluso en Nevada. Poco después se produjo un incendio que, junto al seísmo, se considera la catástrofe más importante de la historia de los Estados Unidos. El evento provocó la muerte de 3.000 personas.(17)

La mayor destrucción se produjo a partir de los incendios que el sismo provocó. Esto asoló la ciudad durante tres días y alcanzó a destruir 490 cuadras de la ciudad, con un total de 25.000 edificios lo que provocó que más de 250.000 personas queden sin hogar, es decir, casi la mitad de sus 450.000 habitantes con los que contaba San Francisco en 1906.

El gran hotel Windsor, en la Quinta Avenida se incendió al igual que el Palace Hotel en Nob Hill y los hoteles que estaban en promontorios resbalaron por las laderas. La cúpula del hotel California destrozó por completo el tejado del cuartel de bomberos. Allí dormía el jefe de bomberos de San Francisco, que fue aplastado por los escombros.

Un bombero testigo de los hechos comentó: “El fuego envolvía a todos los edificios sin distinción,  los viejos y los mejores y lo mejor de los edificios de oficinas y negocios estaban ardiendo. Se bombea el agua de la bahía, pero estaba demasiado lejos por lo que los esfuerzos eran inútiles. La red de agua se había roto por el terremoto. La única salida era la dinamita, y vi a algunos de los edificios más finos y bellos de la ciudad, los nuevos palacios modernos, volar en pedazos. Primero volaron edificios de uno o dos a la vez. Al comprobar que no servía para nada, dinamitaron media cuadra, y luego tomaron un bloque; pero a pesar de todo el fuego se guía extendiéndose”.

El empresario Jerome B.Clark que también se encontraba en la ciudad en el momento de estos acontecimientos señala: “En todas las direcciones había fuego…un edificio de cinco pisos, a media cuadra de distancia cayó con estrépito, y el fuego arrasó toda la calle y alcanzó un edificio de reciente construcción nuevo a prueba de fuego. En las calles había lugares hundidos, de tres o cuatro pies, en otros lugares grandes montículos de cuatro o cinco metros de altura, habían aparecido de golpe. Las pistas de tranvía fueron dobladas y retorcidas. Los cables eléctricos estaban cortados y desparramados en todas las direcciones. Las calles de todas las partes estaban llenas de ladrillos y mortero, edificios totalmente destruidos, los frentes se desmoronaban por completo. Los vagones con caballos enganchados, y sus conductores  tendidos en las calles, todos muertos, golpeados por la caída de ladrillos. En su mayoría los vagones eran de los distribuidores de productos, que hacen la mayor parte de su trabajo a esa hora de la mañana. Naves industriales y grandes casas de venta al por mayor de todo tipo destruidos algunos edificios desplazados dos o tres pies fuera de la línea, pero todavía en pie, con las paredes todas agrietadas.”

Estas son dos de las cientos de informaciones tomadas, en aquellos momentos, a testigos presenciales de esa enorme catástrofe que junto a las fotografías, en blanco y negro, revelan el drama que padeció la ciudad de San Francisco en 1906.(18)

La fisionomía de la urbe cambió tras el terremoto y posterior incendio de 1906, que asoló la mayor parte de San Francisco, siendo reconstruida poco después. La culminación de su recuperación se dio gracias a la Exposición Universal de 1915, año en el que se inauguró el City Hall, magnífico edificio de color blanco coronado por una impresionante cúpula.

En 1933 se inicia una de las obras de ingeniería más importantes del mundo , el puente colgante de acero denominado Golden Gate Bridge. Desde 1868 ya había un servicio regular de ferry entre San Francisco y el condado de Marín, los especuladores de éste último creyeron que se revalorizarían sus propiedades si se dispusiera de un medio de transporte más práctico y eficaz.

El promotor de las obras fue el propio ayuntamiento de San Francisco bajo la dirección del ingeniero Charles Ellis. No se sabe el total de obreros que trabajaron duramente durante cuatro años para su construcción aunque sí que murieron durante la ejecución de las obras 11 trabajadores. La longitud total de este puente colgante es de 2.737 m. Cuenta con dos enormes torres de 227 m. de altura que sirven para soportar los grandes arcos principales de acero. Con un ancho total de 27 m. tiene seis vías para que circulen los vehículos y dos pasillos laterales para transitar los peatones. El coste total de este enorme puente superó, ya inicialmente, los 35 millones de dólares.

Después de su construcción en el año 1937, gracias a la longitud de su tramo principal, 1.280 metros, el Golden Gate Bridge se convirtió en el puente colgante más grande del mundo; hasta 1964, año en que se inauguró el Puente Verrazano Narrows que comunica Brooklyn con Staten Island en el estado de Nueva York. Actualmente ocupa la novena posición entre los puentes colgantes más largos del mundo.(19)

Durante la Segunda Guerra Mundial el Astillero Naval de San Francisco pasó a ser el punto más importante de la ciudad y el Fort Mason se convirtió en el puerto más importante de embarcación para enviar tropas al Pacífico. Al finalizar la guerra, los proyectos urbanos en los años 1950 y 1969 planeaban la destrucción y la regeneración de la zona Este de la ciudad. Entre esos proyectos se incluía la construcción de nuevas autopistas de las cuales sólo unas cuantas fueron construidas antes de que los ciudadanos se opusieran a su producción y lograran frenarla. A lo largo de este periodo San Francisco se convirtió en un símbolo de la contracultura estadounidense. El movimiento hippie de 1960 se instaló en el barrio de Haight-Ashbury y en los años 1970 la ciudad se convirtió en el centro del movimiento por los derechos homosexuales apareciendo así el barrio gay, Castro.

En la década de los años setenta y ochenta continúan las construcciones a gran escala de la ciudad de San Francisco. En 1972 se finalizó la Pirámide Transamérica el rascacielos más alto y reconocible de San Francisco continuando este tipo de construcciones durante los años ochenta del siglo pasado. Además, la actividad portuaria fue trasladada a la ciudad vecina de Oakland y San Francisco comenzó a ganar importancia en su sector terciario perdiéndola en el secundario. Fue entonces cuando la ciudad se expandió hacia las afueras y gran parte de la población blanca abandonó la ciudad; esta marcha de la población se vio contrarrestada por la llegada de un gran número de inmigrantes asiáticos y latinoamericanos.

Años más tarde, en octubre de 1989, el desastre en forma de terremoto sacudió toda la bahía de San Francisco. Un terrible temblor de 7,1 grados en la escala de Richter asoló la costa del Océano Pacífico provocando la destrucción de edificios y acabando con la red de autopistas. El terremoto de Loma Prieta dañó, especialmente, los vecindarios de Marina y de South of  Market, además apresuró la demolición de la deteriorada autopista del Embarcadero y de gran parte de la autopista central. En total el terremoto ocasionó 62 muertos y 3.756 personas heridas, más de 12.000 damnificados y cientos de millones de dólares en pérdidas materiales.(20)

Durante el auge del sector informático a finales de los años 1990, numerosos empresarios e ingenieros informáticos se mudaron a la ciudad de San Francisco, proporcionando así un mayor estatus a los barrios que precedentemente eran pobres. Cuando en 2001 el sector informático decayó, numerosas empresas cerraron provocando así una disminución en el número de población de la ciudad. A pesar de ello, las nuevas tecnologías y el espíritu empresarial siguen siendo, junto con el turismo, el motor económico de San Francisco.

No hay nada mejor que acercarse a Yerba Buena Center for the Arts, epicentro del arte y la cultura de San Francisco y donde también se halla el San Francisco Museum of Modern Art. Cerca de allí se asienta Union Square, la plaza más importante de la ciudad, que siempre está  llena de vida, como también ocurre en Hallidie Place, donde las multitudes se agolpan para contemplar cómo se produce el cambio manual de dirección de los tranvías.

No lejos de allí se encuentran Grace Cathedral, templo gótico del estilo a Notre Dame de París, así como el Wells Fargo History Museum, museo que nos traslada a los tiempos del Salvaje Oeste. Ya en North Beach aparecen ante nuestros ojos la Coit Tower, monumento al que merece la pena ascender para contemplar la espectacular vista que ofrece, el templo católico St Peter & Paul Church y Lombard Street, singular y original calle que con sus 8 curvas cerradas es la calle más sinuosa del mundo. (21)

Junto al mar podemos disfrutar de varios atractivos, los principales son el Pier 39 y Fisherman’s Wharf, ambos muelles de recreo en los que pasar una jornada divertida entre tiendas, restaurantes y parques de atracciones.(22) Pero para deleitarse en un entorno verde y maravilloso nada mejor que el Golden Gate Park, que es el parque más grande y bello de San Francisco, siendo aún más enorme que el Central Park de Nueva York. Cuenta con más de 400 hectáreas de extensión y linda con las playas del océano Pacífico, teniendo como máximo exponente el espléndido Japanese Tea Garden construido originalmente como parte de una feria mundial en 1894. Cuenta con estanques, casa de té, esculturas y puentes así como con instalaciones deportivas, una enorme cantidad de árboles de variadas especies, jardines, museos y una pequeña tienda de recuerdos caros. (23)

Vista aérea de San Francisco Parque Histórico Nacional Marítimo, que muestra el Hyde Street Pier, Parque Acuático, y el Museo Marítimo.

San Francisco nos muestra la habitual combinación de rascacielos y edificios modernos con edificios históricos, cuyo contraste confiere a esta ciudad una gran belleza, como sucede en la zona de Little Italy y Chinatown, colindante con la zona centro Downtown, donde se concentran los grandes y modernos rascacielos de la ciudad. (24)

NOTAS BIBLIOGRÁFICAS.

(1)Oficina del Censo de los Estados Unidos, 2012.

(2)www.ecured.cu

(3)enciclopedia.us.es/index.php/San_Francisco

(4)Athanasius Schaefner. San Francisco Asís. y California Missions: Mission San Francisco.

(5)www.ensenada.net

(6)Documento redactado por el padre president de las misiones californianas en 1801.

(7)Censo de Revillagigedo. 1º. Censo de población de la Nueva España (1790).

(8)Andrew Rolle: California: A History.

(9)file:///C:/Documents%20and%20Settings/BENE/Escritorio/Oro%20y%20Genocidio%20

(10)National Register Information System y NPS Red Book.

(11)www.taringa.net y felixcasanova.blogspot.com.es

(12)enciclopedia_universal.esacademic.com

(13)sites.cardenalcisneros.es

(14)especiales.elcomercio.es/viajes/noticias/

(15)guias-viajar.com/estados-unidos/california/san-francisco-tranvias

(16)Gerardo G. Sánchez Ruiz. “Grandes proyectos de la planeación Moderna de ciudades y de regiones”. Revista Quivera. Vol. 9. Nº 2. Universidad Autónoma de México, 2007.

(17)www.agenciasinc.es

(18)www.portalplaneta.sedna.com.ar/terremoto_sanfrancisco y www.alertatierra.

com/TerSanfrancisco.htm

(19)es.wikiarquitectura.com, www.tudiscovery.com y www.lavanguardia.com. 27/V/2012.

(20)www.cuatro.com y www.univision.com

(21)file:///C:/Documents% 20 and % 20 Settings/BENE/Escritorio/SAN%20FRAN CISCO. htm

(22)file:///C:/Documents% 20 and % 20 Settings/BENE/Escritorio/attractions. htm

(23)Gary Ono. “Japanese American Fortune Cookie: A Taste of Fame o Fortune”. II Parte. 2007.

(24)guias-viajar.com