megafono-imagenes-predisenadas_427314El tema de la ética en la profesión periodística, la dependencia respecto del poder político y económico, y los conflictos de interés, son temas tan antiguos como la profesión.

Pero no vamos a hablar aquí de la profesión periodística. Las audiencias, los canales de difusión, los relatores, han cambiado drásticamente y la crisis se ha cebado con una profesión a la que muchos erigieron como el cuarto poder y como guardián de  las libertades. Vamos a hablar de ética pero sobre todo de la responsabilidad social de y en los medios de comunicación y su relación con la sostenibilidad. Porque la RSC tiene aquí unas dimensiones más profundas y van más allá de la independencia de los medios.

En primer lugar, sobre la presencia de la propia RSC en los medios generalistas. En el estudio Qué puede y debe hacer la Comunicación por la sustentabilidad  se concluye que la temática de la RSC y la sostenibilidad no ha encontrado un lugar en la agenda central de los medios y se cita como causa que los medios aún no conocen y/o comprenden con exactitud de qué se trata. Las banalizaciones, o la reproducción de meras notas de prensa pueden ahondar la brecha entre la RSC real y la comunicada.

Las noticias son efímeras pero los que escribimos sobre responsabilidad social corporativa y sobre sostenibilidad debemos tomar conciencia, en nuestra responsabilidad individual, de que de la noticia al comercio de la publicidad hay una delgada línea roja.

El marco ético también ha de llegar a la perfecta distinción de los contenidos patrocinados, la elisión de la publicidad encubierta y la compra de seguidores,  la discriminación de contenidos y anunciantes poco éticos, los patrocinios responsables (donde la RSC no ha de ser per se una mera excusa) y el debido tratamiento de las redes sociales. Qué duda cabe que aquí también tienen mucho que decir las agencias de comunicación y de relaciones públicas.

Hay responsabilidad también en los contenidos, en todas y cada una de nuestras palabras y de nuestras crónicas, porque consolidamos poco a poco un relato, bien el relato de la sostenibilidad o del status quo. El grado de independencia que decidamos asumir hará inclinar la balanza hacia uno u otro.

seguir leyendo el artículo de Helena Ancos