Laura Ferragut

17 de abril de 2012

Peligro de muerte para la playa d’es Trenc

La playa d’es Trenc, es un punto de referencia, junto a la Dragonera, Cala Mondragó y el reconocimiento de la isla de Cabrera como Parque Nacional, de la lucha para la defensa del territorio y el espacio natural. Cuenta con más de quinientas hectáreas de campos dunares y situada en el sudeste de la isla, en el término de Campos, forma uno de los ecosistemas litorales más valiosos del Mediterráneo.

Sus aguas nítidas y cristalinas, con fondo de arena blanca, adoptan desde el inicio de la temporada primaveral unas tonalidades que van del azul claro al azul turquesa enmarcándose en trazos unas veces escalonados y otras serpenteantes. Esa mezcla de luces y diferentes azules le aportan a ese espacio enmarcado por la aridez de las dunas, un aspecto realmente espectacular.

En el año 1978 se inicia la primera acción para salvaguardar esta playa del proyecto de construir un bar restaurante sobre las dunas bajo el lema “Salvem es Trenc”. En 1984 es declarada como Arena Natural de Especial Interés (ANEI).

El pasado 30 de marzo en virtud de un acuerdo del Consell de Govern de les illes Balears, se aprobó declarar de interés autonómico el Proyecto de dos entidades promotoras: Mirador d’es Trenc y Cases de Sa Rápita para la construcción de un complejo turístico en la finca Son Durí a sólo dos kilómetros de la playa d’Es Trenc, y  coincidiendo con la zona declarada como Área Natural en 1984. El proyecto consiste en la creación de un macro hotel de 285 habitaciones y 203 suites, con club social, campo de golf de nueve hoyos, pistas de tenis, polideportivo y piscinas.

Durante las fiestas de Semana Santa muchos mallorquines y residentes en la isla han tratado, a través de las redes sociales, de concienciar a la opinión pública del impacto ambiental que supondría para este espacio así como los efectos negativos que sufrirían los recursos naturales de esta zona. El proyecto es desmesurado y desacertado si tenemos en cuenta que el complejo estaría situado a tan sólo 150 metros de la playa de Sa Rápita, contigua a la playa d’Es Trenc, que cuenta con tres kilómetros de longitud,  y de Ses Covetes, respectivamente y  que las tres playas comparten el mismo espacio.

El pasado 12 de abril el Consell Insular de Mallorca aprueba con 19 votos a favor (dimanantes del Partido Popular) y 11 votos en contra (por parte de PSIB-PSOE y PSM-IV)  la corrección de un “error aritmético” consistente en ampliar de 2 a 21 la ratio de hectáreas urbanizables. Manifiestan que la modificación del Plan de Ordenación Territorial aprobado en el año 2010, incurre en un “error aritmético”, y que en lugar de figurar 2 hectáreas urbanizables, deberían figurar 21, aprueban esta “corrección” con el quórum arriba señalado y de esta forma tan insultante dan salida al nuevo proyecto hotelero.

Tanto Maria Lluïsa Dubont, Consellera  del Departamento de Territorio del Consell Insular desde el año 2007 hasta el año 2010, como Joan Font de PSM, afirmaron que durante la modificación del Plan Territorial de la que formaron parte en el momento de su elaboración el número de hectáreas urbanizables era de 2,  y que eso no se trataba de ningún error, sino de la voluntad de quienes aprobaron el mencionado plan.
Es intención del grupo promover querella contra todos los Consellers del Partido Popular que han votado a favor de esta “corrección aritmética”, por conculcar, lo dispuesto en el artículo 9.3 de la constitución, o más simplemente por saltarse a la torera un principio, universalmente conocido, y sobre el que se sustenta la Carta Magna: la seguridad jurídica, que no deja de ser otra cosa que el garante de todas las disposiciones legales a seguir no serán violentadas arbitrariamente, y cuyo principal custodio tiene que ser paradójicamente el Estado.

José Ramón Bauzá, President del Govern de les Illes Balears,  Carlos Delgado Truyols, Conseller de Turisme de les Illes Balears, Sebastià Sagreras Ballester y  Guillem Ginard Sala,  Alcalde y Regidor de urbanismo del Ayuntamiento de Campos, han tildado de demagógicas todas las opiniones manifestadas en contra del proyecto, fundamentando el acuerdo del pasado día 30 en la creación de 1.200 plazas de trabajo durante la ejecución de la obra y en 300 plazas fijas durante la explotación de la misma.

Después de esta maniobra ¿algún ciudadano de Baleares con un poco de criterio es capaz de pensar que este proyecto está pensado para reactivar la economía balear? ¿Alguien puede creer en algún acto desinteresado y gratuito por parte del ejecutivo? Volvemos una y otra vez al mismo paradigma, no salimos nunca de los mandamientos del valor económico y la indiferencia por todo lo demás. Hay conceptos, como la gratuidad y las acciones desinteresadas que algunos odian, precisamente por su incapacidad para llegar a comprenderlos.

Hemos tratado de explicarle insistentemente y por todos los medios al ejecutivo, y seguiremos haciéndolo, que existen formas de reactivar la economía diferentes al crecimiento urbanístico, que somos conscientes de la situación deficitaria en la que se encuentra inmersa la economía balear y la del resto de España. Se pueden rehabilitar hoteles obsoletos, los hay a miles en toda la isla desde los inicios del boom turístico allá por los años sesenta, se puede crear empleo sin necesidad de seguir cubriendo la isla de cemento. A la larga esto no hará otra cosa que perjudicarnos.

Es posible, que si la protección del medio ambiente estuviera amparada en la Constitución como derecho fundamental y no como un principio rector de la política social y económica, no se hubiera llegado a firmar este acuerdo aunque, vistas las formas en que se ha aprobado el mismo, podemos esperar cualquier cosa.

Los mallorquines consideramos la playa d’es Trenc, como algo propio, como un derecho inalienable e irrenunciable. Somos toda una generación, los que por primera vez, vemos amenazado por medio del asfalto y la masificación aquel entorno que siendo niños disfrutamos casi en soledad, aquellas dunas, punto de fusión entre el mar y la tierra, en las que nos perdíamos siendo adolescentes y no tan adolescentes.

Queremos y exigimos ese entorno como lo hemos conocido y seguir llegando a pie por algunos caminos con el sol de frente, y la mochila al hombro y volver con la puesta de sol, aspirando el olor a alga y a manzanilla inconfundible de esa zona, y queremos que nuestros hijos y nuestros nietos, dándole un enfoque todavía más humano y filosófico a ese derecho que debe beneficiarnos a todos, disfruten, al igual que hicimos nosotros,  de esas mismas sensaciones y de ese mismo espacio.

http://actuable.es/peticiones/peticio-al-parlament-europeu-per-salvar-es-trenc

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votos, promedio: 5,00 sobre 5)
Loading ... Loading ...

0 comentarios
Share

" Peligro de muerte para la playa d’es Trenc "
 
{ Zona de Comentarios }

Dejar un comentairo

 
Blog WebMastered by All in One Webmaster.