FUNDACIÓN Y ETAPA COLONIAL (1565-1821)

San Agustín fue fundada el 8 de septiembre de 1565 por el español Pedro Menéndez de Avilés y su expedición de 500 soldados, 200 marineros y 100 agricultores y artesanos. Algunos trajeron a sus esposas e hijos. Llegaron a este lugar  con la encomendación de expulsar a los franceses que pretendían ocupar esas tierras, ignorando el título que España tenía sobre ellas al haber sido descubiertas en 1513 por Juan Ponce de León.

En su diario, el Padre Francisco López de Mendoza Grajales, sacerdote capellán de la expedición de Pedro Menéndez de Avilés, escribió:

“El 8 de Septiembre (1565), el General desembarcó con muchas banderas desplegadas, al sonido de trompetas y el saludo de la artillería. Ya que yo había desembarcado la noche anterior, tomé la cruz y fuí a recibirlo, cantando el Te Deum. El General, seguido de todos los que le acompañaban marchó hasta la cruz, se arrodilló y la besó. Un gran número de Indios observaron el procedimiento e imitaron todo lo que vieron”.

Ellos, y no los peregrinos puritanos del Mayflower, celebraron el primer Día de Acción de Gracias en el Nuevo Mundo. Las primeras escuelas, hospitales y bancos en lo que hoy es Estados Unidos fueron construidos en esta ciudad por gentes llegadas desde México.

Allí Pedro Menéndez de Avilés se encontró con una colonia de protestantes franceses en St. Johns, a la que combatió y venció, iniciando el dominio español en esos territorios. Después de estos hechos recorrió el Caribe persiguiendo piratas y regresó a España en 1567. (2)

El adelantado asturiano Pedro Menéndez de Avilés.

La investigadora María Antonia Sainz Sastre  sostiene que Menéndez de Avilés “lleva consigo al primer negro libre en la historia de Norteamérica, Juan Garrido”, y que “dispuso de tanta confianza de Felipe II que este le ofreció en 1574 comandar una gran armada para luchar contra los herejes en Flandes y donde fuera necesario”. Pero el conquistador murió aquel mismo año de tabardillo, una especie de tifus. (3)

Los españoles utilizaron San Agustín como sitio clave para asegurar el título de la Florida y proteger las flotas que viajaban hacia y desde España por las aguas del canal de las Bahamas. (4)

Los nativos americanos le dieron buena acogida a Menéndez de Avilés y al principio las cosas marcharon bien. Nueve meses más tarde surgió un enfrentamiento entre los timucuas y los españoles. Como resultado los españoles tuvieron que trasladarse a la isla Anastasia, al otro lado de la bahía, hasta que las cosas se tranquilizaron y pudieron regresar. (5)

El Castillo de San Marcos es una fortaleza española que se construyó en la ciudad de San Agustín para proteger la ciudad de los ataques de los piratas ingleses entre los años 1672 y 1695. Tiene forma de estrella y es la estructura más antigua de la ciudad.

Es una fortaleza defensiva de gran tamaño para una ciudad tan pequeña y muy alta, había muchas por las colonias de España por todo el Caribe para protegerse de los piratas británicos y franceses. Para la construcción del Castillo de San Marcos trajeron mano de obra de Cuba ya que en la región no había suficiente trabajadores para una obra de tal envergadura.

En su origen hubo varias fortalezas de madera, hasta que un importante ataque pirata obligó a construir el Castillo de San Marcos, porque la ciudad necesitaba una defensa más sólida y consistente.

Fruto de los frecuentes ataques británicos, se levantaron varias edificaciones defensivas. El castillo de San Marcos, de finales del siglo XVII destaca por estar hecho de coquina (mezcla de conchas, coral y arena machacadas)  y no de piedra. Este sistema constructivo retenía las balas de cañón que les disparaban, muchas de las cuales, a su vez, eran usadas para disparar a sus atacantes. (6)

La ciudad fue atacada durante dos meses por las tropas inglesas de Carolina del Sur. Pese a que atacaron la ciudad con cañones, la muralla resistió y los ingleses finalmente tuvieron que quemar toda su flota y escapar por tierra cuando llegó una flota de naves españolas procedentes de Cuba. Aunque destruyeron la ciudad de San Agustín, el Castillo de San Marcos salió indemne.

Cuando Florida pasó a manos británicas la ciudad pasó a ser la capital de la región y el castillo se utilizó como fortaleza, pero cuando fue devuelta a España no volvió a tener importancia militar

Cuando España vende Florida a Estados Unidos y pasa a ser territorio norteamericano la fortaleza se utiliza como prisión durante las guerras con los indios semínolas y cambió de nombre.

El Castillo de San Marcos es una fortaleza impresionante, además está muy bien conservaba y al lado del centro de San Agustín, por lo que se va andando sin problema alguno. (7)

Plano de San Agustín de 1783.

Plaza fortificada, desde la llegada británica a la zona, los ataques se suceden continuamente durante el siglo XVI y XVII, primero por el pirata Francis Drake, luego por las colonias establecidas en el sur de Virginia, de las cuales numerosos esclavos negros huían para refugiarse en territorio español, donde podían tener su propio dinero, mejores condiciones e incluso ser libertos. En este sentido el historiador norteamericano Michael Francis señala que: “ Hay documentación de esclavos que huían de Nueva York, Carolina del Norte y del Sur y Georgia, con la esperanza de ser bautizados en San Agustín. Convertirse al catolicismo era la única vía para poder entrar a formar parte de la Armada española y conseguir la libertad”.

Además, a través de las partidas de nacimiento, de bautismo o de matrimonio, Michael Francis ha podido reconstruir cómo era la vida en San Agustín en la época colonial: “Es una ventana única desde la que observar la idiosincrasia de la primera ciudad de EE UU. No sólo había españoles, también residían flamencos, franceses, irlandeses, griegos… La comunidad de San Agustín era muy diversa”. (8)

En 1763 la ciudad de San Agustín pasa a ser británica por el Tratado de París, y es devuelta en 1783 a España hasta que, en 1861 es tomada por fuerzas estatales estadounidenses durante la guerra civil, después de lo cual pasa a formar parte del estado de Florida. (9)

El Museo Casa González-Álvarez es la casa más antigua que sobrevive de la época colonial en la Florida, donde se puede apreciar el museo que encierra cuatro siglos de historia, el jardín más antiguo con plantas sembradas por los primeros pobladores y rodeada de arquitectura española. La casa está en el Registro Nacional de Lugares Históricos. (10)

El Cementerio Tolomato, inicialmente fue un pueblo indio en las afueras de San Agustín separado de la ciudad por cactus y plantas de yuca. Uno de los primeros en ser enterrado en este cementerio fue el primer general negro de América, Jorge (Georges) Biassou, líder de la sublevación de los esclavos en Haití en 1791 y convertido en general español; otro enterrado en este cementerio es el Padre Félix Varela de Cuba. (11)

SAN AGUSTÍN MODERNO.

Pasear por las calles de San Agustín, ubicada sobre una península rodeada de un par de islas arenosas conectadas por puentes, es una delicia. El Colonial Quarter, un conjunto breve y apretado de calles con casitas bajas, muchas de ellas arracimadas en torno a patios interiores, dan pie y estómago y espíritu a numerosos restaurantes y bares que no acostumbran a cerrar pronto por la noche.

Desde magníficos pubs irlandeses a la cocina de estilo español (el Columbia, que trae el pan diariamente de su obrador en Tampa) o latino (Casa Maya). Por supuesto, hay que probar la carne de caimán, incluso si a menudo viene en forma de salchicha o en forma de buñuelo rebozado, como lo ofrecen en el restaurante Santa María, con vistas estupendas en el puerto frente a una reproducción de un barco pirata, quizás una carabela remozada a lo Francis Drake.

En el centro de la ciudad, la animación es constante, y el turismo presente pero no agobiante, y todo el universo estadounidense se confunde por instantes en la relajación de los días soleados y húmedos típicos de la ciudad de San Agustín. El paseo del puerto nos deja caminar amablemente hacia los restos del castillo de San Marcos, desde el que se ve la bahía y su actividad a tiro de cañón, y al fondo se vislumbran los barrios de hotelitos y la arena incipiente de las playas de Vilano Beach a un lado, y del parque estatal Anastasia al otro. Este último merece una visita al atardecer para disfrutar de su infinita extensión arenosa y su inmensa vista al océano Atlántico, desde esa otra orilla, apuntando en el horizonte a las costas europeas.(12)

La plaza de la catedral, de frente al puente de los leones,  que con su estructura de piedras y sus leones esculpidos, nos ofrece una entrada al centro tan europea, se ve presidida por la escultura de Ponce de León, y bordeada por la catedral y otros edificios históricos. Pequeña y recatada, San Agustín se pasea con gusto y agrado, y con la extrañeza y familiaridad que dan sus elementos mezclados del tiempo y las culturas que lo han habitado. No en vano algunos edificios muestran hasta cinco banderas diferentes, pertenecientes a etapas distintas de la historia de la ciudad.

La calle más antigua de San Agustín y, por consiguiente, de Estados Unidos es Avilés Street, donde se puede ver un conjunto de casitas, callejuelas y jardines. Además nos encontramos con muchísimos edificios de origen europeo que abarrotan esta nueva parte de la ciudad como el Lightner Museum, antiguo Hotel Alcázar donde, además de varios muebles de época y colecciones de mármoles y etiquetas de cajas de puros nos espera una recreación aceptable de algunos salones de la Alhambra granadina.

En la calle St. George nos aparece un edificio singular: el Santuario Nacional Saint Photios de la Iglesia Ortodoxa Griega en los Estados Unidos de América. Esto se debe a que el 1768, para cubrir la necesidad de población, ya fuera con campesinos, obreros o sirvientes para la casa, se trajo a decenas de habitantes de todo el Mediterráneo, siendo el grupo más numeroso el de griegos. Por eso aquí está una pequeña pero bonita capilla, con varias salas adjuntas donde se exponen elementos religiosos así como históricos de esta comunidad. (13)

Hay que destacar también el edificio del actual Flagler College, antiguo palacio del millonario Henry Flagler,  un gran complejo construido en 1888 inspiración del millonario empresario pionero en las explotaciones petrolíferas y de ferrocarriles, tras asistir a una conmemoración de Ponce de León en el s.XIX. Este antiguo palacio que, en un principio fue hotel, es desde 1968, un Colegio Universitario situado en un área de 19 ha. y un total construido de 77.000 m2.  Los arquitectos fueron John Carrere y Thomas Has  tings. (14)

Flagler College

Merece la pena ver su magnífica cúpula y artesonado interiores del Flagler College de ahí que haya sido designado Monumento Histórico Nacional.

El Distrito Histórico Lincolnville que originalmente se llamó África o la Pequeña África, donde la Plantación Yalaha (significa naranja) es su edificación más antigua; en este distrito se encuentra la mayor concentración de edificaciones en arquitectura victoriana e iglesias góticas de San Agustín. Este vecindario está asociado con acontecimientos importantes en la historia de la comunidad afroamericana; una de las historias  más interesantes se debe a un grupo de  hombres de este sector que trabajaban en los hoteles de la ciudad y que formaron el primer equipo negro profesional de béisbol.

Los Jardines españoles (Spanish Gardens) en el cruce de las calles St.George e Hypolita es un lugar refrescante para tomar un descanso mientras se recorre la ciudad. Y, además, la Plaza de la Constitución, es el más antiguo parque público de EE. UU. Recibe su nombre del monumento que se erigió en recuerdo del periodo constitucional español de 1813. (15)

 

jardines españoles

En San Agustín hay una gruta pequeña que tiene un manantial de agua y desde tiempos de los españoles se llama la Fuente de la juventud. Dichas aguas tienen contenido en sulfuro (de sabor desagradable) que tal vez mantenían a los indios libres de gérmenes y por eso los españoles la llamaban y llaman Fuente de la juventud. Según una leyenda, Ponce de León descubrió Florida buscando la Fuente de la juventud. Aunque se conocían las historias de aguas que devolvían la vitalidad en ambos lados del Atlántico, mucho antes de su llegada, la historia de que él buscaba estas fuentes no le fue atribuida hasta su muerte. (16)

En la costa, los parques estatales de Big and Little Talbot Island nos deparan accesibles y muy fotogénicos senderos donde uno puede evocar e imaginar fácilmente esa vegetación intrincada y selvática, de carácter tropical, y esas playas largas y arenosas, cercadas por dunas y el propio mar, que avistó por vez primera Ponce de León para sentirse un poco explorador en el término aventurero de la palabra y plantearse las dificultades, la desorientación y la extrañeza de aquellos descubridores cuando llegaron allí, tan lejanos a muchos de nuestros viajes en la actualidad. (17)

NOTAS BIBLIOGRÁFICAS.

(1)Censo de población de Estados Unidos, 2/5/2013.

(2)Pedro Menéndez de Avilés. Foro Xerbar (Interesante texto y  fotografías).

(3)María Antonia Sainz Sastre. La Florida en el siglo XVI. Exploración y coloniza ción; Fundación Mapfre.

(4)www.terra.com

(5)www.caminandosinrumbo.com

(6)historiausa.about.com y nps.gov/casa

(7)www.elblog.info/2013/06/castillo-de-san-marcos

(8)Michael Francis. “San Agustín, la ventana de Florida a los primeros europeos en EE UU”. El País, 2/5/2013.

(9)http://desapuntes.files.wordpress.com

(10)staugustinehistoricalsociety.org.

(11)tolomatocemetery.com.

(12)caminandosinrumbo.com

(13)yonomada.blogspot.com.es

(14)Florida Times-Union. 15/11/2008.

(15)ALDEEU Spanish Professionals in America, Inc. XXXIII Asamblea y Congre so Internacional-“Huellas de la Hispanidad en EE.UU”-St. Agustine, Florida. 16/  IV/2013.

(16)Gonzalo Fernández de Oviedo. Historia General y Natural de las Indias (1535) y Francisco López de Gómara. Historia General de las Indias (1551)

(17)http://desapuntes.files.wordpress.com