La tasa de mortalidad materna a cero

El Programa de Desarrollo en Caiza D y Cotagaita ha logrado reducir la tasa de mortalidad materna 0 defunciones por cada 10.000 partos; y la tasa de mortalidad infantil en menores de 1 año se redujo de 220 a 24 muertes por cada 1.000 nacidos vivos.

Esta reducción de las tasas de mortalidad materno-infantil ha sido posible gracias al incremento de la cobertura de salud al 100% de la población; la construcción, el equipamiento del 92% de los centros de salud; la inmunización por vacunas del 94% de los niños y niñas menores de 1 año; la participación de los promotores comunales de salud y la coordinación con 206 médicos tradicionales y parteras comunitarias; y la instalación de redes de agua potable domiciliaria en el 97% de las comunidades.Todo ello en el marco de una estrategia para complementar las prácticas de la medicina occidental con las de la medicina tradicional.

Más y mejor educación para todos y todas

Hoy el 98% de los niños en edad escolar asisten a la escuela y el abandono escolar se ha disminuido al 5% y 445 alumnos de comunidades muy alejadas han podido continuar los estudios secundarios ya que se han construido y equipado 12 internados escolares. Todas las escuelas tienen el mobiliario renovado y el 40% tiene infraestructura nueva o mejorada. Los maestros de 14 escuelitas seccionales permanecen en las comunidades ya que cuentan con viviendas nuevas, lo que da estabilidad al trabajo docente; el 100% de los maestros y maestras ha recibido formación para mejorar el rendimiento escolar.

Nuevos cultivos, mayores ingresos

Gracias al fortalecimiento de 13 Organizaciones Económicas Productivas (OECAs), hoy agrupadas en la Mancomunidad de Asociaciones de Productores Agropecuarios y Artesanales RICHARIJ WISIJSA, y a la capacitación permanente de sus miembros y la transferencia de tecnología productiva, los ingresos económicos de las familias de Caiza D y Cotagaita se han incrementado en un 34%.

Esto ha sido posible por el aumento significativo en la productividad de hortalizas y frutales; a la construcción de 23 sistemas de microrriego y de un centro de transformación de uva, hoy administrado por la asociación de productores; a la mejora de los procesos de transformación; al fortalecimiento de las OECAs y sus capacidades de negociación e inserción en los mercados.

También se han realizado mejoras en el ganado caprino, al cual se dedican hoy más de 460 familias, produciendo un 70% más de leche de incremento en la producción de leche que se destina al consumo familiar y a la producción de queso de cabra.

Empoderamiento y solidaridad

En Wichaca, 55 comunidades se encuentran hoy integradas gracias a un sistema de telefonía comunitaria instalada por el proyecto, y sus habitantes tienen la capacidad de participar en procesos de planificación participativa y realizar control social a los gobiernos locales. Más de 50 proyectos elaborados por las propias comunidades y presentados por ellos ante los gobiernos municipales han sido incluidos en sus programas y ejecutados. La cantera de líderes comunales ha sido formada y capacitada para el liderazgo, la planificación, el control social y la gestión municipal; lo que ha llevado a 5 líderes a ocupar cargos de alcaldes y concejales municipales.El proyecto también ha promovido acciones para que más de 1240 personas obtengan su cédula de identidad.

Durante estos 12 años, cerca de 2.000 niños y niñas de Caiza D y Cotagaita mantenido una relación de amistad con similar número de amigos y amigas de España; a través de la cual se ha promovido el conocimiento de su realidad y de su cultura, lo que ha implicado a estas personas en el desarrollo de esas comunidades.

Este programa de desarrollo ha sido financiado por Ayuda en Acción gracias al apoyo de sus socias y socios; el aporte de entidades descentralizadas y públicas españolas; el aporte de los Gobiernos Municipales de Caiza D y Cotagaita; y un aporte importantísimo de la población implicada.

Ayuda en Acción, que nació con el fin de favorecer cambios estructurales para la erradicación de la pobreza y la injusticia en el mundo, trabaja desde hace 29 años junto a las comunidades más desfavorecidas; 29 años que han hecho posible que hoy contemos con más de 200.000 colaboradores, gracias a los que trabajamos, en 132 programas de desarrollo que benefician a más de tres millones de personas en 22 países de Asia, África y América.

La tasa de mortalidad materna a cero

El Programa de Desarrollo en Caiza D y Cotagaita ha logrado reducir la tasa de mortalidad materna 0 defunciones por cada 10.000 partos; y la tasa de mortalidad infantil en menores de 1 año se redujo de 220 a 24 muertes por cada 1.000 nacidos vivos. Esta reducción de las tasas de mortalidad materno-infantil ha sido posible gracias al incremento de la cobertura de salud al 100% de la población; la construcción, el equipamiento del 92% de los centros de salud; la inmunización por vacunas del 94% de los niños y niñas menores de 1 año; la participación de los promotores comunales de salud y la coordinación con 206 médicos tradicionales y parteras comunitarias; y la instalación de redes de agua potable domiciliaria en el 97% de las comunidades. Todo ello en el marco de una estrategia para complementar las prácticas de la medicina occidental con las de la medicina tradicional. Más y mejor educación para todos y todas Hoy el 98% de los niños en edad escolar asisten a la escuela y el abandono escolar se ha disminuido al 5% y 445 alumnos de comunidades muy alejadas han podido continuar los estudios secundarios ya que se han construido y equipado 12 internados escolares. Todas las escuelas tienen el mobiliario renovado y el 40% tiene infraestructura nueva o mejorada. Los maestros de 14 escuelitas seccionales permanecen en las comunidades ya que cuentan con viviendas nuevas, lo que da estabilidad al trabajo docente; el 100% de los maestros y maestras ha recibido formación para mejorar el rendimiento escolar. Nuevos cultivos, mayores ingresos Gracias al fortalecimiento de 13 Organizaciones Económicas Productivas (OECAs), hoy agrupadas en la Mancomunidad de Asociaciones de Productores Agropecuarios y Artesanales RICHARIJ WISIJSA, y a la capacitación permanente de sus miembros y la transferencia de tecnología productiva, los ingresos económicos de las familias de Caiza D y Cotagaita se han incrementado en un 34%. Esto ha sido posible por el aumento significativo en la productividad de hortalizas y frutales; a la construcción de 23 sistemas de microrriego y de un centro de transformación de uva, hoy administrado por la asociación de productores; a la mejora de los procesos de transformación; al fortalecimiento de las OECAs y sus capacidades de negociación e inserción en los mercados. También se han realizado mejoras en el ganado caprino, al cual se dedican hoy más de 460 familias, produciendo un 70% más de leche de incremento en la producción de leche que se destina al consumo familiar y a la producción de queso de cabra. Empoderamiento y solidaridad En Wichaca, 55 comunidades se encuentran hoy integradas gracias a un sistema de telefonía comunitaria instalada por el proyecto, y sus habitantes tienen la capacidad de participar en procesos de planificación participativa y realizar control social a los gobiernos locales. Más de 50 proyectos elaborados por las propias comunidades y presentados por ellos ante los gobiernos municipales han sido incluidos en sus programas y ejecutados. La cantera de líderes comunales ha sido formada y capacitada para el liderazgo, la planificación, el control social y la gestión municipal; lo que ha llevado a 5 líderes a ocupar cargos de alcaldes y concejales municipales. El proyecto también ha promovido acciones para que más de 1240 personas obtengan su cédula de identidad. Durante estos 12 años, cerca de 2.000 niños y niñas de Caiza D y Cotagaita mantenido una relación de amistad con similar número de amigos y amigas de España; a través de la cual se ha promovido el conocimiento de su realidad y de su cultura, lo que ha implicado a estas personas en el desarrollo de esas comunidades. Este programa de desarrollo ha sido financiado por Ayuda en Acción gracias al apoyo de sus socias y socios; el aporte de entidades descentralizadas y públicas españolas; el aporte de los Gobiernos Municipales de Caiza D y Cotagaita; y un aporte importantísimo de la población implicada. Ayuda en Acción, que nació con el fin de favorecer cambios estructurales para la erradicación de la pobreza y la injusticia en el mundo, trabaja desde hace 29 años junto a las comunidades más desfavorecidas; 29 años que han hecho posible que hoy contemos con más de 200.000 colaboradores, gracias a los que trabajamos, en 132 programas de desarrollo que benefician a más de tres millones de personas en 22 países de Asia, África y América.