Miguel Esteban Torreblanca- ¿Por qué crees que es tan importante impulsar una estrategia de diplomacia científica en España ?

Nuria Lorite Ayán- La estrategia de diplomacia científica me parece un punto importante de trabajo a impulsar. Disponemos de grandes instituciones, científicos y científicas. Sin embargo, considero que aún es igual o más importante que exista un trabajo interno, doméstico, que apoye, promueva, valore, reconozca y difunda el talento científico que ya existe en España. Aún vivimos con ese estigma de que “lo que viene de fuera es mejor” y no nos valoramos suficientemente. Aún parece que la ciencia y el conocimiento, el saber, en general, no cuentan con el apoyo realmente necesario. Las “bases” no se valoran suficientemente, ni en el terreno profesional, ni en el terreno económico.

Una persona que sea capaz de crear conocimiento en cualquier área de la ciencia, debería de estar mejor amparada, pues su trabajo repercute en toda la sociedad y en el futuro.

Así mismo me parece importante, flexibilizar y crear más opciones de acceso a puestos de investigación tanto en el área pública como privada.

P- ¿Cuál es su misión?

R- Estas son palabras muy grandes. Una persona siente en algún momento de su vida que tiene una misión, un propósito en la vida, y a ello se aferra en los momentos malos, que son muchísimos en esta sociedad y en estos tiempos tan peculiares que estamos viviendo.

Pienso que la educación es esencial para ayudar a vivir una experiencia vital más plena. Las personas somos, o deberíamos ser, más responsables y cuidadosas de nuestra salud. Este cuidado y autocuidado se debería de promocionar más desde la infancia.

La salud es un concepto más amplio de lo que parece. Implica bienestar físico, mental, emocional y social, esa sensación de calma, de plenitud, de seguridad, que sostiene la felicidad sencilla.

Mi pasión es aprender, investigar y compartir. Difundir conocimiento, salud y cuidado. A veces me escuchan y otras, no. Pero yo, insisto. Quizá esta sea mi misión: insistir.

P- ¿Qué nuevos retos tienes y cómo los afrontas?

R- Mi vida es un reto continuo debido a mi forma de considerar la salud y su cuidado uniendo formas y líneas de pensamiento diferentes, a veces muy dispares.

Tras la pandemia hubo mucho trabajo que se quedó necesariamente aparcado, retomar y terminar todo aquello es importante para mí. En los próximos meses voy a estar trabajando en nuevas formulaciones de complementos nutricionales que ayudarán en varios campos. Estoy terminando un libro y tengo nuevos pendientes relacionados con nuevos programas de formación y educación.

Quiero tener más tiempo para escribir, me gusta contar historias. Conseguir ese tiempo es un reto destacado ya que además me enfrenta a una área que está fuera de la zona que habitualmente expongo, pero me hace feliz y me gustaría compartirlo con otras personas.

P- ¿Cómo afrontó los retos?

R- Con mucha resiliencia… y persistencia. Ese balance entre yin y yang… En ocasiones, todo se descabala y el plan programado se desmonta, entran otros factores en juego y si te desenfocas… te pierdes, y tus objetivos no se alcanzan. Pienso que hay momentos en la vida en los que “recalcular ruta” es lo que soluciona y lleva a buen término los planes, y en otros momento, se trata de separarte de la dinámica de movimiento de las inercias del día a día, aislarte y terminar el trabajo que sea que tengas que hacer.

Ahora bien, hago todo lo posible por cuidarme, mantener la cabeza en “buen estado”, y despertarme cada día con ilusión, a la par que me mantengo lo más cuerda posible en este mundo extraño en el que vivimos.

P- ¿Cuáles son los costos de la contaminación del aire?

R- La contaminación del aire no es un fenómeno aislado. La contaminación afecta al aire pero también al agua, plantas y cultivos, animales y por supuesto al mismo suelo. Todos estas áreas están relacionadas. Personalmente, la contaminación y respirar ese aire es una de mis preocupaciones desde hace años.

La contaminación implica que el aire que respiramos contiene partículas nocivas que dañan principalmente, pero no sólo, al sistema respiratorio, a la piel, a los ojos. La irritación promovida por los agentes contaminantes promueve mayor facilidad para contraer infecciones y otro tipo de enfermedades no solo respiratorias a medio y largo plazo. Las alergias, manifestadas como rinitis, conjuntivitis, eccemas, dermatitis, el asma son un ejemplo, aumentan considerablemente año tras año y tienen también una relación directa con la contaminación del aire.

Por otra parte está la contaminación de aguas, cultivos y las enfermedades que los propios animales, y por supuesto las personas, pueden desarrollar como consecuencia de la contaminación. El medioambiente en general se afecta por la contaminación incluso en lugares lejanos a las ciudades. No olvidemos que existe una contaminación por la industria, contaminación de las aguas por productos usados en cultivos.

Cuando se lanzan contaminantes al aire, se difunden por el resto del ecosistema y aún a distancia del lugar de origen. Lo estamos viendo con los microplásticos, igualmente.

Esta contaminación del aire también influye en el aire de las casas donde habitamos y de los lugares de trabajo y ocio. Ciertos trabajos están más expuestos que otros a contaminantes por la actividad, la zona, la dinámica de las corrientes de aire en las zonas. Pensemos, por ejemplo, en los aeropuertos.

P- ¿Cómo podemos aumentar el número de mujeres en el mundo de la ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas?

R- Es conocida la alta tasa de abandono de las chicas jóvenes con respecto a sus sueños o deseos de estudiar y posteriormente desarrollarse en estos campos. Son varios los factores que influyen en la escasa presencia de las estudiantes en los estudios y, posteriormente en el área laboral, así como en la docencia.

Uno de ellos es educacional desde luego y es por ello, muy importante evitar los sesgos sociales, sesgos que están muy intrincados en la cultura de distintos países. Mensajes directos y subliminales como: “Tú no vas a poder cambiar nada, habiendo tantos chicos, eso es cosa de chicos ¿qué vas a hacer tú… y sola?

Sin embargo estos no ocurre con algunas carreras de ciencias, como aquellas relacionadas con ciencias de la salud.

Lógicamente la base para contar con más mujeres en estas áreas donde ahora son minoría se sustenta en un trabajo desde las edades más tempranas, atender a los mensajes que se reciben y que promueven que una chica piense que “ese no es su lugar”. Dotar de medios y de herramientas psicoemocionales para poder manejar el miedo a exponerse, a ser diferente, a liderar, a confundirse, a manejar las críticas, así como promover la existencia de redes de soporte… De alguna forma… Todos tenemos que aprender… hombres y mujeres, a trabajar juntos en todas las áreas. En el detalle, son muchas las acciones de convivencia y respeto que son necesarias y convenientes.

Así mismo, proporcionar igualdad de condiciones laborales, apoyo al equilibrio trabajo-vida personal y a la conciliación, aumentar el número de profesoras que sirvan de referente a las alumnas, ofrecer más relevancia a las empresarias y a las mujeres en los puestos de decisión. Contar con las mujeres en la creación de programas de educación.

P- ¿Qué le inspira en su trabajo?

R- La misma naturaleza, por la que siento devoción. Mi hijo. Mis alumnas y alumnos, mis pacientes. Las personas cuyos trabajos e historias estudio para continuar. Personas de lo más variopintas cuya fortaleza y resiliencia son un ejemplo para mí. Estamos construidos sobre los aciertos y errores de multitud de personas: mujeres y hombres y eso me merece mucho respeto. Cuando la inspiración escasea, me empuja la responsabilidad.

P- ¿Teníais algún modelo o referente científico?

R- Yo he de decir que referente femenino, no.

Siempre he sido muy curiosa y quería aprender muchas cosas, muchas áreas. Empecé a trabajar muy joven. He ido recorriendo el camino, un camino que ha sido un tanto dispar al convencional y hoy día me permite ayudar a jóvenes, chicas y por supuesto, chicos también.

Lo bonito es que se están creando, unas lo somos de otras. Salen a La Luz historias de mujeres que habían sido ocultadas.

Nosotras tenemos una responsabilidad. Educar en igualdad y respeto. Nosotras, las mujeres de hoy, somos observadas por otras más jóvenes. Tenemos que poder confundirnos y re-hacernos, crear, luchar, llorar si queremos y seguir adelante. Para mí, personalmente es un gran orgullo saber que hay jóvenes por ahí que en su momento dijeron “quiero ser como tú”. Que es un “quiero hacer lo que tú has hecho”, estudiar ciencias, preguntar y estudiar sin darse por rendida, buscar respuestas: ser científica. Hay varias formas de serlo, no es solo el trabajo de laboratorio.

P- ¿Está afectando esta desigualdad al desarrollo del mundo científico-tecnológico?

R- Por supuesto. Lo mismo que en otras áreas, pues no sólo se pierde un talento y una forma de ver el mundo que se enriquece cuando se unen.

Sino que por otra parte daña a las mujeres jóvenes que no pueden desarrollarse en plenitud, a las mujeres adultas del futuro.

Cuando en un sector se perpetúan estereotipos, el acceso al otro, en este caso a las mujeres, cada vez es más complejo.

Un sector que no evoluciona de modo acorde a como evoluciona y demanda la sociedad corre el peligro de ser mal visto, mal considerado…

Por otro lado, el sector tecnológico es uno de los mejores pagados hoy día: esa falta de mujeres en el sector también implica que ellas no pueden acceder en igualdad a un entorno laboral bien remunerado lo cual, de poder acceder, repercutirá positivamente en las vidas de estas mujeres y en su futuro.

En cierto modo es como un veto a los altos sueldos si lo vemos desde esta perspectiva.

P- ¿Qué podrían hacer las empresas y las universidades para impulsar la presencia femenina ?

R- Sencillamente, comprender a la mujer. Es así de fácil. Realizar sus propuestas desde la congruencia y solidaridad. Conocemos los problemas… Pongamos soluciones, pero no sólo campañas de imagen que luego quedan en nada…

Preguntemos a las chicas: ¿Qué necesitas? ¿Qué te inspira? ¿Qué querrías hacer? ¿Cómo te podemos ayudar?

Convivir con una educación afincada por generaciones en el pasado también es muy difícil. ¿A qué se tiene miedo? Esta es la pregunta que yo lanzaría… Las nuevas generaciones están haciendo esfuerzos importantes por educar en igualdad, por romper ellos mismos con paradigmas obsoletos, con una parte de la sociedad enfrente que sigue opinando que no… que lo de la igualdad, no.

Desafortunadamente la mujer lleva generalmente la mayor carga en el ámbito familiar, en términos de horas y tareas. La conciliación sigue sin ser plenamente real. Existen empresas que dicen que sí ayudan en la conciliación pero luego no es tan aplicable, porque no está en la cultura de la empresa, no cala en las personas. En la consulta veo a muchas mujeres cuyos problemas de salud provienen de un entorno de trabajo, casi diría que inhóspito para la conciliación. En este sentido aún hay mucho que cambiar.

Las grandes tecnológicas pueden ser un ejemplo.

P- ¿Por qué consideras que es importante fortalecer el empoderamiento de las mujeres en la ciencia?

R- Las chicas deben de poder ser libres para escoger su camino, en igualdad de condiciones. Promover la formación profesional, formación de grado y postgrado, la incorporación de más profesoras…

De este modo el mundo irá siendo más justo y mejor al ofrecer a la mitad de la población del mundo, la oportunidad de ser mostrar su talento, y ser felices.

P- ¿Has tenido que superar algún obstáculo o barrera para llegar a donde estás actualmente?

R- Unos cuantos. Yo vengo de una familia trabajadora. Empecé a trabajar muy joven, lo que no era habitual en mi generación ni entorno. Los años de la primera carrera fueron especialmente complejos, coincidió con la crisis de los 70 y 80 que afectó gravemente a mi familia. Debido a mis circunstancias no pude iniciar los estudios de doctorado. Fue un día muy triste para mí, sentícomo si me echaran de la facultad, no era real, pero no había opción no podía estar un mínimo de tres años sin ganar un céntimo, así que lo guardé en mi lista de deseos.

Pero la vida abre otras puertas aunque hay que seguir luchando. Antes de terminar la primera carrera ya había publicado algunos trabajos científicos en revistas y la cadena de eventos se sucedió uno tras otro.

Seguí trabajando, estudiando y 17 años después de acabar la primera carrera, volví a aquellos pasillos, a ver si me admitían para hacer aquel doctorado que en su momento no pude hacer y tenía como una espina clavada… y lo hice. Fue mi segundo doctorado.

También me han ocurrido cosas de esas como que te roben trabajo, fórmulas… engaños… Son situaciones que te ponen en la tesitura de empezar de nuevo, rehacerse y aprender…. más. Sin embargo, es cierto que a medida que te haces mayor, tienes menos energía para empezar de nuevo y hay que tener cuidado para que las decepciones no te paralicen. Es cuando hay que comunicar con otras personas y no aislarse. Este es un concepto importante: La visión del “fracaso”. Muchas personas creen que las empresas o personas de éxito, nunca han fracasado y nada más lejos de la realidad.

Por eso, también educar en este sentido es importante, aprender a afrontar la incertidumbre, el fracaso, el rechazo, los engaños… todo ello, es parte del bagaje que podemos tener como personas.

El balance de todos los obstáculos y pruebas superadas es que estoy viva, soy feliz porque me esfuerzo en serlo, tengo una larga lista de personas maravillosas que han sido o son parte de mi vida, y de cosas que he hecho y conseguido a pesar de todo y de todas las personas que se interpusieron en mi camino.

P- De cara al futuro, ¿cómo intuyes que será el mercado laboral en el ámbito científico-tecnológico?

R- A corto plazo difícil pues además es difícil para todos, chicos y chicas, los sueldos son prácticamente incompatibles con poder independizarse. En este sentido comparativamente pienso que mi generación tenía más fácil poder acceder al mercado laboral aunque fuera haciendo varias cosas simultáneamente y de este modo hacer tu vida, que es lo que un joven quiere.

Yo soy autónoma y empresaria desde hace varias décadas, y desde luego no es nada fácil. Emprender, hacerte empresaria, ahora se viste todo con un halo de aventura y ser una persona intrépida… pero es muy difícil, en todos los sentidos. Afrontas la incertidumbre a diario, cada mes. Las instituciones no ayudan tanto como en otros países. España es un país complejo para emprender.

Por otra parte, la pandemia ha demostrado que trabajar desde casa (teletrabajar) ofrece bastantes ventajas, seas autónomo o empleado. Pero la vuelta a la normalidad implicó que puestos que estaban siendo perfectamente atendidos en teletrabajo no pudieran al 100% por políticas de empresa.

El teletrabajo tiene sus inconvenientes pero tiene muchas más ventajas. La conciliación es más sencilla, El sueldo da para más porque entre otras cosas evitas transporte, se contamina menos… Ahora bien… Tanto las y los trabajadores como las empresas deben aprender nuevos códigos, con el fin de que la relación laboral fluya bien. Personalmente soy una defensora del teletrabajo siempre que la actividad lo permita, con una adaptación mixta para determinadas tareas y equipos de trabajo.

P- ¿Crees que cambiará la presencia de mujeres en trabajos en el futuro?

R- Realmente lo deseo, y espero que así sea.

P- ¿Quieres incorporar becarios y becarias a las empresa?

R- He sido becaria, en otros tiempos, en varias actividades, cuando no se cobraba nada. Me parece que los puestos de becarios organizados por las escuelas y universidades son una forma de promover la formación en la realidad del mundo laboral y empresarial, del día a día del trabajo. El tema económico y la protección del becario o becaria es algo que siempre hay que cuidar y vigilar.

Que pueda ser beneficioso para las dos partes.

Biografía

Soy doctora en Farmacia y en Medicina Natural. Especialidad (Master) en Bioquímica. Máster en Organizaciones Saludables. Licenciada en Medicina Tradicional China. Diplomada en Marketing. Fundadora de Biloba.

Científica y Madre. Mi campo profesional es la ciencia y la salud, en las vertientes de investigación, atención y cuidado, docencia, desarrollo de productos como complementos nutricionales, asesoría y edición.

Mi pasión son los libros y estudiar. Y sin querer, la vida me ha permitido unir ambas pasiones en mi trabajo y vida personal. Soy feliz en una biblioteca. Soy muy curiosa y me interesan muchos temas más allá de los directamente relacionados con mi trabajo. Activista de la salud, del respeto, de la igualdad y de la paz.

Escribo desde muy pequeña, libros, cuadernos y lápices no faltan a mi alrededor. Me encanta escribir, en lo personal, por ese vaciado sobre el papel, imaginar… Me gusta mucho enseñar, e inventar historias. Hace no mucho me atreví a publicar mi primer cuento. Mis poemas dirían se que son prosa que suena bien. Verso libre, me puede la métrica.

Soy autora en el campo científico y divulgativo, de decenas de artículos y libro desde 1988.
He escrito varios prólogos para libros, tanto relacionados con mi campo como para novela.
El mundo de la edición me fascina. Cuando era joven en mi trabajo ayudaba a hacer folletos, escribir los textos, maquetar, tratar con las imprentas. ¡Qué maravilla!

Fui la redactora jefe más joven, y primera mujer, de la revista farmacéutica más antigua de España (El Monitor de la Farmacia). Me convertí en fármaco-periodista. Redactora de textos para campañas de comunicación para profesionales de la salud y público general, así como para campañas publicitarias (lo que ahora se llama copywriting) Y después me convertí en editora conociendo todas las fases de creación. En el 92 edité el primer libro completo.

La traducción es un arte complejo en el que me muevo cómoda en las áreas cuya terminología domino. Mi primer dinero lo gané cuando tenia 12 años traduciendo la correspondencia mercantil de una empresa. Traducía de inglés a español e inversa. Utilizaba un pequeño diccionario, que aún tengo, donde aprendí las fórmulas de trato formal en el lenguaje epistolar. Durante muchos años traduje textos de ensayos clínicos, lo cual colaboró a la mejora de mi conocimiento en el área de farmacología e investigación y a aumentar mi crisis existencial al leer sobre los pobres animalitos.

He traducido a varios autores, tanto sus libros como una ingente cantidad de artículos para revistas científicas en español. Realizo revisiones de textos ya traducidos a español, con el fin de que sean técnicamente correctos respetando el estilo del autor. Soy profesora en el Máster de Traducción e Interpretación de la Universidad de Alcalá. Me ocupo de que los alumnos y alumnas hagan un uso correcto de las palabras y terminología específica en textos médicos y científicos sean correctos.

Por un mundo mejor, más feliz y más saludable.

Autor de la entrevista de Miguel Esteban Torreblanca