Miguel Esteban Torreblanca- ¿Qué opinión le merecen aquellos que escriben poesia?

Ignacio Santo Carrasco- Creo que todo aquel que tenga algo que contar, indepedientemente del género que utilice, debe hacerlo. Tal vez alguno nos sorprenda bien por su contenido o por su singular forma de expresarlo.

P- ¿Cómo definiría usted la poesía?

R- Es la forma más natural de expresión de las emociones humanas. Es la forma de expresión más próxima a la verdad, donde la concisión y la estética confluyen para expresar el mensaje.

Fernando Quiñones decía: “Que el relato es como el güisqui con hielo, la novela como el güisqui con agua y la poesía el güisqui solo”

P- ¿Qué le mueve a escribir?

R-  Mi dilatada experiencia docente me ha proporcionado ricas experiencias humanas, en especial el periodo dedicado a los alumnos con necesidades educativas especiales.

En ellas he encontrado una fuente inagotable de sensaciones, emociones… que han provocado una dedicación específica a la escritura, entre otras vitales.

P- ¿Es la poesía un genero menor que la novela?

R.— Si consideramos el mercado, es evidente donde focaliza la industria su atención. Ahí la novela dispone de una pasarela de consumo, sin control de calidad, que inunda el mercado y sume a la población en ingentes historias que lejos de llevarle a la reflexión, al pensamiento critico, al análisis de la realidad… cae en el puro ocio. Considerada así, es menor. Si atendemos a los objetivos pretendidos por cada una, la poesía “da voz a los sin voz”, esa es una misión del poeta.

P- ¿Es cierto que la poesía es un género minoritario?

R- El modelo social actual lleva implícito la fugacidad de los contenidos, apenas editados son sustituidos por otros. A ello tenemos que considerar el activismo frenético de la sociedad, el grado de inmediatez que conlleva la vida diaria.

Todo esto es un cultivo, no fortuito sino intencionado, donde los textos de reflexión, contenidos y mensajes elaborados que no estén al alcance del flahs que los titulares de las redes ofrecen son descartados.

Por qué se han suprimido las clásicas en la formación de los alumnos, y la filosofía. Nuccio Ordine que lo denuncia en su ensayo “La Utilidad de lo Inútil”.

Creo que a pesar de ser minoritario, hay un despertar reciente de interés por la poesía, en ella se pueden contar en pocas palabras sólidas reflexiones.

P- ¿Por qué ya no se estila la rima y el metro?

R- La poesía es de los géneros más antiguos, más apegado al ser humano, pues la tradición oral requería de la rima, el metro… en concreto de la musicalidad que aporta el ritmo poético para la divulgación de las leyendas, edictos, creencias…

Tras siglos de rima y metro, la lógica evolución de los tiempos ha llevado a la poesía por otros formatos como el verso blanco, verso libre… lo cual no quita la presencia del ritmo que favorezca su dinámica.

También se ha priorizado el contenido a las formas, dándose mayor importancia a los mensajes que la estructura.

P- ¿Con quién le gustaría irse de fin de semana?

R- Suelo ir con mi esposa, y en ocasiones con amigos.

P- ¿Cómo vivió la Transición?

R- Con la convicción bien por la edad, el deseo, los sueños…, hoy fallidos, de que por una vez aquellas dos Españas por fin podían llegar a su término y dar consistencia a un proyecto común donde el colectivo fuera lo importante y no las doctrinas.

Lamentablemente hoy volvemos a vivir las dos Españas, el rédito de las envidias, del tu más, del sectarismo excluyente… se fomenta para convertirlo en objeto monetizable para unas minorías.

P- ¿En la actualidad corre peligro la democracia en España?

R-  Respondo con un breve poema: “A rimo monocorde. / Como una guitarra de una sola cuerda / discordante y abatida / envuelta en morado traje de duelo,/ augurio de quiebra y ruptura exasperante,/ así camina mi patria.// Apenas le cubre los pies las enaguas,/
desnuda su cintura y espalda,/ rasgada la camisa / y aparentemente descalza./ Que corta le queda a mi España / la falda de su joven democracia. ///

P- ¿Ha dejado muchas historias que contar en el cajón?

R- Si quedan en el cajón historias, hoy dormidas, para un futuro próximo y otras que tendrán el sueño de los justos por su caducidad. Es inminente mi tercer poemario, así como una obra conjunta con otro artista plástico donde se funden imágenes y textos.

Será un proyecto interesante pues se encabalgan sensaciones e imágenes, es la otra mirada.

P- ¿Cuál es el recuerdo más impactante que tiene de su vida?

R-  El hombre se desenvuelve en la dualidad del bien y el mal, tal vez no podemos abandonar dicha dualidad para estimar aquello que nos marca para bien o para mal. El asesinato de Miguel Ángel Blanco, La Torres Gemelas, 11-M en Madrid… cada uno en su momento creo irrumpieron en mi vida de forma relevante, pues volvia a poner en valor el breve poema que he citado antes de los adoctrinamientos, egoismos, desnaturalización… del ser humano.

P- ¿Está de acuerdo con el dicho “Un país que ignora su historia está condenado a repetirla”?

R-  Absolutamente. Se aprende mirando atrás, observando las experiencias vividas… aunque tenemos que vivir mirando hacia delante.

P- ¿Qué le pide a la vida en estos momento de su vida?

R- Aunque sea recurrir a un tòpico, SALUD. Con ella hacer realidad la infinidad de proyectos que tengo. Y para poder devolver una parte de lo que la vida me ha regalado hasta fecha a mí y a los míos.

P- ¿Qué opinión le merece el debate sobre llamar poetas o poetisas a las mujeres que escriben versos?

R- Creo que existe una perversión del lenguaje, en estos últimos tiempo más aún. La apropiación de términos por colectivos excluyentes llevan implícitos debates inútiles que fluctúan en las formas
siendo inanes en el fondo. Cambiar todo para que nada cambie.

P- ¿Es usted un gran transmisor de literatura, de poesía?

R- Procuro divulgar mis producciones y me implico, como dejé reseñado, en múltiples actividades donde la literatura es la protagonista, y con ella la poesía. Ya que es la forma más directa, natural, verdadera de decir más con menos palabras.

Y llegar al sentir, al corazón o provocar la reflexión de quienes nos oyen o leen.

Biografía

Ignacio Santo Carrasco, (San Fernando, Cádiz). Diplomado en Lengua y Literatura Francesa por la UCA (Universidad de Cádiz) y Licenciado por la UNED en Filosofía y Letras – CC de la Educación.

Desempeñado diversos cargos directivos en centros educativos; participado en Programas Europeos –Leonardo, Bonn (1991) ARCE, Madrid (2004)– en relación con la Orientación (Profesional y Escolar) con diferentes colectivos comunitarios dedicados a la Orientación Escolar y asesorado en la implantación de diversas leyes educativas.

Coautor de Programas de Detección Temprana de la Discapacidad, Absentismo Escolar, Adaptaciones Curriculares tanto para alumnos con dificultades de aprendizaje y sobredotación intelectual. Ponencias en Congresos Nacionales e Internacionales de Educación, mesas redondas, charlas…

Dispongo de publicaciones profesionales en relación con la Orientación Escolar, Escuela y Familia ante la discapacidad psíquica, detección temprana de alteraciones en el desarrollo.

Mi actividad literaria discurre en diversas tertulias literarias de la Bahía de Cádiz: Río Arillo, Ateneo de Cádiz, Puerta Abierta a la Imaginación, Agajudo, El Ventanal, Rayuela y Club de Letras de la UCA. Colabora con sus respectivas publicaciones: Pléyade, CLAC, Desde mi azotea, TELIA, Azahar (digital) y Spéculum de la UCA, así como con diferentes antologías y encuentros literarios.

Publicaciones:

“Tras una mirada, Poemas visuales”, diciembre 2020. Edit. Exlibric, Antequera. Es la primera publicación, en la que propone una experiencia sensorial a través de imágenes y poemas encabalgados en una combinación de sensaciones visuales y sentimientos. Es una propuesta de cómo encontrarse a uno mismo a través de la luz, el aire, el agua, el sonido y el silencio. Es una lucha entre la vida orgánica y la sintética.

“La alcoba del viento” última obra, octubre de 2022. Edit. ExLibric, Antequera. Contiene otro enfoque respecto al anterior, propone un tránsito por las emociones, rompiendo los límites físicos, una travesía en la que traspasar las zonas umbrosas de nuestro interior. Está pleno de sensaciones íntimas, sin ser propias, fundamentalmente es una obra homenaje a la mujer, a las madres. Es una invitación a que vivamos fuera de los estrechos márgenes del tiempo presente y lejos de las fronteras de los reducidos espacios locales.

Entrevista realizada por Miguel Esteban Torreblanca