Como expresa Fiore Longo, investigadora de Survival, en su artículo editorial publicado por Daily Mail: “Survival International lanza una campaña para instar al príncipe Harry, que declara su compromiso con la justicia social, a dimitir como miembro de la junta directiva de African Parks y a distanciarse de una organización cómplice de las acusaciones de terribles abusos”.

Los abusos han tenido lugar en el Parque Nacional de Odzala-Kokoua, en la República del Congo, gestionado por African Parks. El príncipe Harry es miembro de su Junta Directiva, cargo al que fue “elevado” en 2023, tras haber sido su Presidente durante seis años.

La investigación ha descubierto pruebas de innumerables atrocidades cometidas por la “milicia armada” de African Parks contra la población indígena local baka. La organización sabía desde hace años que se estaban produciendo abusos, pero no han cesado.

En declaraciones al periodista Ian Birrell, del Daily Mail, un hombre baka denunció: “African Parks nos está matando lentamente. Sufrimos tanto que bien podríamos estar muertos”. Y otro agregó: “El pasado era mucho mejor para nosotros, y todo se debe a African Parks”.

Por su parte, Moyambi Fulbert, indígena baka citado en la investigación, dirigía este mensaje al príncipe Harry: “Le diría que dejara de apoyar a African Parks. Es un hombre poderoso. Come bien y vive bien, pero nosotros ahora no tenemos nada y todo por culpa de African Parks”.

 

Dos hombres bakas de una comunidad que fue expulsada de su tierra para la creación del Parque Nacional Odzala-Kokoua. Muchos habitantes de la comunidad fueron golpeados o maltratados por los guardaparques. © Survival

Los bakas y otros cazadores-recolectores que han vivido en la selva del Congo y la han cuidado desde tiempos inmemoriales han visto cómo les robaban gran parte de sus tierras y las convertían en Parques Nacionales y otras Áreas Protegidas.

Han sido expulsados y ahora viven en condiciones terribles, sin tierras y dependiendo de terceros, cuando no convertidos en “atracciones turísticas”.

Se les prohíbe entrar en la selva que una vez llamaron hogar, mientras que las empresas mineras, petroleras y madereras y los cazadores de trofeos son considerados “socios” de la conservación de la naturaleza y se les permite seguir con sus negocios y actividades habituales.

La directora de Survival International, Caroline Pearce, ha declarado:

“African Parks, junto con otras grandes organizaciones conservacionistas como WWF, se apropia de tierras indígenas para convertirlas en parques o reservas militarizadas, y luego sus guardas atacan a personas como los bakas simplemente por intentar vivir sus vidas. El príncipe Harry puede ayudar a detener esta situación. Le pedimos que dimita de la Junta Directiva de African Parks. Tiene que distanciarse de una organización que es cómplice de expulsiones y atroces abusos contra los indígenas.

Quienes financian la organización deben dejar de hacerlo hasta que se permita a los bakas regresar a la selva y se reconozcan sus derechos territoriales. Los abusos que Daily Mail ha sacado a la luz se repiten por toda África y Asia. No se trata de un caso aislado. El modelo de conservación de la naturaleza que practican las grandes organizaciones conservacionistas se basa en el robo de tierras indígenas y la desposesión de sus legítimos propietarios, como en la época colonial. Es hora de descolonizar la conservación.”